México

México

Cuando las cosas se ponen difíciles, económicamente hablando, para un país, encontrar trabajo puede ser una labor muy ardua y en muchos casos, casi imposible. Es lo que les está sucediendo a muchísimos estudiantes que han terminado sus carreras o sus grados formativos, y que se ven con un título en la mano, pero nada de trabajo en la calle. O también a aquel joven que dejó los estudios para trabajar desde que pudo, y que ahora se ve en la calle por la maldita crisis.

La economía española ha sufrido un revés muy fuerte en los últimos años. La crisis económica ha tenido repercusión mundial, pero ha afectado especialmente a algunos países determinados, y el nuestro está entre ellos. La situación aparentemente boyante de nuestro país se desplomó en 2008, y parece que cuatro años después, aún no hemos tocado fondo, porque las previsiones auguran muchos años de inestabilidad económica, y eso se traduce en poco trabajo, y mal pagado.

Para colmo, parece que las reformas laborales encaminadas a solventar la situación no están sirviendo de mucho, al menos a corto-medio plazo, y la situación de nuestro país es cada vez más peliaguda, económicamente hablando. Muchos son conscientes de ello, y empiezan a plantearse otras opciones, como la de emigrar a otros lugares en busca de un porvenir, al menos hasta que la situación en España mejore.

Tampoco es extraño. España siempre ha sido un país más emigrante que inmigrante, sobre todo en la mitad del siglo XX, cuando muchísimos españoles partían hacia Sudamérica, Francia o Alemania, en busca de trabajo para ganar algo de dinero con lo que estabilizar la situación económica se sus familias aquí en España. Con el aperturismo y el fin de la dictadura franquista llegó la bonanza económica. A finales del siglo XX ya había trabajo para todos, incluso algunos que muchos españoles no querían. Y entonces empezaron a llegar los inmigrantes, especialmente subsaharianos, sudamericanos o europeos del Este, para cubrir esos puestos.

Ahora parece que las tornas han cambiado, y el número de inmigrantes que llegan a nuestro país baja cada año. Saben que España ya no es un paraíso de trabajo. De hecho, parece no serlo ya ni siquiera para los propios españoles, que empiezan a plantearse el hacer la maleta y buscarse las habichuelas en cualquier otro país, como han visto hacer a tantas personas que han llegado al nuestro en los últimos años, a veces incluso jugándose la vida.

Así que, ¿porqué no tomar la determinación de emigrar a otro país en busca de un trabajo que pueda mantenernos por el momento, hacernos ganar algo de dinero e incluso conseguir nuevas perspectivas de trabajo en otros países, donde tal vez nuestras capacidades sean más valoradas? Si finalmente decidimos emigrar, lo primero que vamos a pensar es en la situación económica de los demás países. Siempre se habla de que en Alemania hay trabajo, en Francia, Italia o Reino Unido. Estos países, sobre todo los últimos también están en una situación de crisis económica, no tan grave como el nuestro, pero algo por el estilo, así que no es tan fácil como llegar y conseguir un puesto.

Y luego esta el idioma. No todos tenemos la suerte de saber alemán, francés o siquiera inglés, que siempre se ha tenido como el idioma “internacional”. Algunos simplemente saben hablar español, y buscan un sitio donde trabajar, y que no tengan que aprender un nuevo idioma, lo que requiere de un gran esfuerzo extra. ¿Existe? Por supuesto. Se llama México.

México es un país situado en América del Norte, el más septentrional de los países de habla hispana en América, lo que le convierte en un enclave privilegiado para seguir manteniendo el contacto con nuestra idiosincrasia y nuestro idioma, y a la vez estar muy cerca de Estados Unidos, uno de los países con más posibilidades del mundo, por si en un futuro decidiéramos cruzar la frontera. Pero lo primero es conocer un poco como está el tema del trabajo en México, para ir al menos ya con una idea en la cabeza.

Trabajar en México:

México es uno de los países más ricos de Latinoamérica, y su nivel de vida también está entre los primeros del continente americano, solo por debajo de sus vecinos estadounidenses y de Canadá. La crisis también ha afectado al país azteca, pero no de una forma tan brutal como al nuestro, por lo que sigue habiendo trabajo disponible. La tasa de paro es bastante menor que en España, y eso ya da una idea de que la situación laboral tiene visos de ir a mejor, y la economía se está recuperando poco a poco.

Como decimos, trabajo en México hay, pero tampoco podemos llegar pidiendo un puestazo con un sueldo mejor que el que tendríamos en España. Como es natural, donde más trabajo hay es en puestos no cualificados, trabajos a media jornada o trabajos no tan bien remunerados. Este tipo de trabajo puede ser un buen comienzo si vamos un poco “a la aventura” a México, y necesitamos encontrar algo pronto para pagar nuestro alojamiento allí. Teniendo en cuenta que el nivel de vida en México suele ser generalmente un poco menos caro que aquí en España (tomando como referencia las dos capitales, Madrid y México DF), lo que en Madrid nos puede costar 1.000 euros (alojamiento, gasolina, gastos de comunidad) en Méxido DF serían 10.000 pesos mexicanos, un sueldo medio bastante aceptable y no demasiado difícil de conseguir.

¿Y dónde encontrar trabajo en México? Bueno, una vez que estemos allí y hayamos decidido buscarlo sobre el terreno, una de las mejores opciones es comprar los grandes periódicos locales y buscar en su sección de anuncios de trabajo, una de las formas más comunes que tienen las empresas de buscar nuevos empleados. Existen también foros bastante conocidos para encontrar trabajo en México, como el portal OCC, en el que podremos encontrar trabajos de cualquier clase, clasificados por ciudades, para hacer más cómoda nuestra búsqueda. También están, por supuesto, las bolsas de trabajo virtuales; un ejemplo de ellas es la versión de trabajo en México de Jooble, que presenta la ventaja de reunir ofertas de trabajo de numerosas fuentes de la red.

Otra posibilidad es acudir a las típicas empresas de contratación, muy populares en México, como Adecco o Manpower, que te permitirán dejar tu currículum y te ayudarán a encontrar un trabajo acorde a lo que buscas. El tema del currículum, al igual que en España, es de suma importancia, ya que al fin y al cabo es la carta de presentación que tienes ante la empresa. Dejarlos en estas agencias puede ser algo muy útil, aunque también puedes ir de empresa en empresa, con tu currículum en la mano, tratando de conseguir entrevistas de trabajo. Este sistema es mucho más pesado, y a veces puede parecer una pérdida de tiempo, pero si insistimos y tenemos labia, podremos conseguir una entrevista con el encargado directamente. Todo es cuestión de estar en el sitio adecuado en el momento adecuado, y aprovecharlo, claro.

Algo que nos puede servir de mucha ayuda si viajamos a México DF es acudir a la Consejería de Trabajo y Asuntos Sociales de España en México, en donde nos proporcionarán toda la ayuda que necesitemos para facilitarnos los trámites a la hora de arreglar todos los papeles necesarios para legalizar nuestra situación y estabilizarnos lo antes posible, tanto de cara a encontrar trabajo como también de cara a encontrar una vivienda. Estar en contacto con la Embajada Española siempre nos facilitará las cosas en nuestra estancia en México.

WordPress theme: Kippis 1.15